Las ventajas de estudiar en el extranjero



Existen muchos motivos para estudiar fuera de tu país, algunos desean aprender un idioma e independizarse; otros prefieren disfrutar de una cultura distinta y obtener un título en un centro de excelencia internacional.

Pero independientemente del motivo, toda experiencia de formación superior en el plano internacional, multiplica las perspectivas de desarrollo personal y profesional, ya que permite estudiar y desarrollar habilidades muy valoradas en las empresas de proyección global, tales como la capacidad de resolver problemas y tomar decisiones, la facilidad para la comunicación y el conocimiento de idiomas.

Hoy en día, el mercado de trabajo demanda perfiles profesionales que incorporen una formación interdisciplinaria y generalista. Las empresas con este perfil, requieren de personal que no sólo aporte conocimientos sólidos y amplios, sino que cuente con una formación acorde con la orientación internacional del mundo empresarial. Los programas internacionales ofrecen la posibilidad de establecer un primer contacto con el mundo profesional de un país extranjero, ampliando la visión del sector en el que deseas ejercer tu profesión.

Un gran beneficio es el hecho de que el estudiante en el extranjero no solamente aprenderá dentro del sector elegido, sino que además podrá tener un acercamiento mucho mayor a la industria mundial relacionada con su carrera o posgrado, lo que le sumará cierto grado de especialización, experiencia y práctica. Normalmente un estudiante elegirá estudiar en otro país debido a encontrar que se puede especializar en tales Universidades o bien, que es solamente en ese país donde puede ejercer esos estudios de su interés. Si además el país en donde decides estudiar, cuenta con una lengua distinta a la tuya, te convertirás en un profesional bilingüe. Hoy en día, el dominio de varios idiomas es por demás importante y definitivamente agrega mucho valor curricular al profesionista.

Vivir día a día en un país extranjero es una experiencia enriquecedora que indudablemente influirá en tu desarrollo personal y profesional. Te permite aprender la cultura, las costumbres y, muchas veces, el idioma del país anfitrión. Acostumbrarse a otra forma de vida, a otros horarios, opiniones y pensamientos, requiere de una personalidad abierta y un carácter tolerante, actitudes que se aprenden al convivir y estudiar con personas de otros países. Con el paso del tiempo en el país que elijas, comprenderás lo mucho que has aprendido y cuánto has ganado en el intercambio con otras culturas y otros modos de pensamiento.


Las 8 claves para que te decidas

1. Porque puedo avanzar en el estudio de mi especialidad y comprobar distintos métodos de enseñanza.

 

2. Porque puedo ampliar mis horizontes laborales mejorando mi currículum.

 

3. Porque puedo aprender idiomas, o mejorar mis conocimientos lingüísticos.

4. Porque puedo conocer otras culturas, conocer gente de otros países y hacer nuevos amigos.

5. Porque puedo disfrutar de una experiencia personal única que me ayudará a madurar.

6. Porque va a favorecer mi formación personal y mis capacidades sociales.

7. Porque así demuestro flexibilidad e iniciativa.

8. Porque estudiar en el extranjero va a cambiar mi vida ¡a mejor!


Como ves, las opciones son muchas y la competencia hoy en día es brutal. Así que entre más desarrolles conocimientos específicos, estarás un paso adelante en la fila de los candidatos a reclutar.